Spanish Catalan English French German Italian Portuguese

Vista exterior de la iglesia

His­to­ria y actu­al­i­dad Igle­sia S. Anto­nio Abad y S. Nicolás de Bari.

En 1535, coin­ci­di­endo con la creaciòn de nuevas rec­torías de moriscos, Santo Tomás de Vil­lanueva, arzo­bispo de Valen­cia, pio­nero en la ren­o­vación espir­i­tual de nues­tra dióce­sis, erigió la par­ro­quia de San Anto­nio Abad y San Nicolás de Bari de Sumacàrcer, desmem­brán­dola de la de Cárcer. Fue el entonces señor de la población Luis Cre­spí de Vall­daura, quien la dotó con 20 libras anuales, las prim­i­cias y las rentas y bienes de la ante­rior mezquita, reserván­dose a cam­bio el dere­cho de rep­re­sentación del pár­roco, que man­ten­drá esta familia hasta prin­ci­p­ios del s. XIX. Sin embargo, con ante­ri­or­i­dad a esta fecha encon­tramos ref­er­en­cias a la exis­ten­cia de un grupo de cris­tianos en dicha población. Ya en 1247, el obispo de Valen­cia Arnau de Per­alta la señal­aba como uno de los doce pri­o­ratos de la dióce­sis y durante los casi tres sig­los que fue sufragánea de la de Càrcer, la muy pequeña comu­nidad de cris­tianos era aten­dida , según múlti­ples tes­ti­mo­nios doc­u­men­tales, por sac­er­dotes y reli­giosos que desde Xativa, Valen­cia, Navar­rés o Tous acu­d­ian en fechas sig­ni­fica­ti­vas “a dir missa en la capella del palau, donde en 1491 junto con las imá­genes de San Anto­nio y San Nicolás, patronos de los Cre­spí de Vall­daura, señores de la población,y futuros san­tos tit­u­lares, había també unes posts ple­gades ab la Saluta­cio a la Nativ­i­tat de la Mare de Déu y, una imatge de la Verge Maria de algeps y un Cru­ci­fixi, el mismo que todavía hoy pre­side la reli­giosi­dad de la población. Esta misma capilla se insti­tuyo en rec­toría regida por sus primeros pres­bíteros Simón Marti (1535) y Marti de Conde (15361539), hasta que a medi­a­dos de siglo se edi­ficó la prim­i­tiva igle­sia sobre la ante­rior mezquita, igle­sia que fue vis­i­tada (15621610) ya redo­tada (1564) por el patri­arca y arzo­bispo de Valen­cia san Juan de Ribera.

Aunque según la tradi­ción la ima­gen del San­tísimo Cristo de Sumacàrcer llego por el río Xúquer en 1447, siendo sal­vada después de una lucha con otro com­pañero por un vasallo mudé­jar del lugar y sabe­mos que dicha ima­gen estaba ya en la capilla del pala­cio en 1491, es a par­tir de 1547 cuando comienza a cel­e­brarse, coin­ci­di­endo con el 6 de agosto, fes­tivi­dad de la trans­fig­u­ración del Señor, la fiesta del Cristo. Es, sin embargo, en los sig­los XVII-​XVIII cuando, tras suce­si­vas repobla­ciones de cris­tianos, después de la expul­sión de los moriscos en 1609, la igle­sia de Sumacàrcer, comu­nidad y edi­fi­cio, tuvo una impor­tante rel­e­van­cia en toda la Rib­era y en el resto del Reino de Valencia.

Imagen del Santísimo Cristo de Sumacàrcer

En 1679 se insti­tuye la cofradía del Rosario, advo­cación Mar­i­ana a ala que se tuvo gran devo­ción hasta finales del siglo XIX, y a la que pertenecían la mayor parte de los veci­nos. Con ante­ri­or­i­dad, alrede­dor de 1626, momento en que se entier­ran por primera vez los Cre­spàde Vall­daura, señores de Sumacàrcer, en la capilla del Cristo, la ima­gen del Reden­tor pasó del altar mayor a una capilla lat­eral, que sirve tam­bién de pan­teón a sus patronos: los con­des de Orgaz, Cas­trillo y Sumacàrcer, hasta la actu­al­i­dad.

Es pre­cisa­mente alrede­dor de esta ima­gen que Sumacàrcer y su Cristo, «por cuya fe-​cantan los gozos del s. XVIII– se alcanza salud entera»,la reli­giosi­dad local tran­sciende a los munici­p­ios veci­nos de la Rib­era e incluso a otras comu­nidades, como Con­cen­taina, Beniar­rés o Almansa, que todavía hoy acu­den en pere­gri­nación los días de la fiesta al Cristo. Su his­to­ria, mila­gros y fer­vor quedan descritos en las tres edi­ciones de la His­to­ria del San­tísimo Cristo de Sumacàrcer⠝,obra de mossen Pere Selva, impresa suce­si­va­mente en 1702, 1750 y 1850 respec­ti­va­mente, y en la novena edi­tada en 1858 por el entonces pár­roco Vicente Sanz Egea, en los seis medal­lones pin­ta­dos en su capilla, pero tam­bién en la reit­er­ada men­ción que a él se hace en mul­ti­tud de tes­ta­men­tos y en cen­tenares de estam­pas con­ser­vadas en los archivos, bib­liote­cas y casas par­tic­u­lares valen­cianas y de Castilla.

El 5 de sep­tiem­bre de 1999, el ilus­trísimo y rev­erendísimo señor D. Agustín Gar­cía Gasco y Vicente, Arzo­bispo de Valen­cia, declaro patrono canónico de la población al San­tísimo Cristo de Sumacàrcer. En 1725 se coloca la primera piedra de la nueva fab­rica de la igle­sia, por ini­cia­tiva y a expen­sas de D. Cristóbal Cre­spàde Vall­daura y Hur­tado de Men­doza, III conde de Sumacàrcer, obra que con­cluía en 1750, instalán­dose las cam­panas y el nuevo órgano once años después. Para­le­la­mente, en 1728 D María Luisa Brondo, con­desa de Sumacàrcer, fund­aba una capel­lanía en la capilla del Cristo, a la vez que se ampli­aba la capilla y se con­struía la ermita del Cal­vario. La capilla sufrió sendas repara­ciones en 1805 y en 1838, año en que Pas­cual soto, pin­tor de Xativa, académico de San Car­los, pinto la obra nueva de dos de las bóvedas de la capilla, que había sufrido un fuerte destrozo con la caída de parte supe­rior del cam­pa­nario. Bajo esta capilla esta la cripta con el pan­teón de los con­des de Orgaz y Sumacàrcer. Solo una lap­ida del s. XVIII con el escudo de Cristóbal Cre­spí un lám­para de bronce se con­serva del antiguo enterramiento.

La igle­sia, expo­nente del bar­roco, responde al mod­elo habit­ual jesuítico: planta de cruz lVista de la bóveda centralatina de tres naves, cuya nave cen­tral se ensan­cha a costa de las lat­erales que se reducen a dos filas de capil­las bajas comu­ni­cadas entes si. La cubierta con bóveda de cañón reforzada por arcos fajones en la nave cen­tral y bóvedas vaí­das en las laterales.

En el crucero, una ele­gante cúpula sobre pechi­nas dec­o­radas con los Evan­ge­lis­tas. El ele­gante tras sagrario dec­o­rado a prin­ci­p­ios del s. XIX con ele­men­tos aca­d­e­micis­tas clási­cos y sí­mbolos eucarí­sticos se con­serva una impor­tante colec­ción de azule­jos de Alcora está siendo restau­rado en la actu­al­i­dad por un grupo de estu­di­antes de His­to­ria del Arte de la Uni­ver­si­dad de Valen­cia, dirigi­dos por el pro­fe­sor Daniel Benito.

Exis­ten azule­jos del s. XVII y XVIII en la sac­ristía, cre­den­cia del pres­bi­te­rio y armar­ios para los san­tos oleos. La fachada prin­ci­pal tipo mis­ce­li­neo es sim­i­lar a la de la Igle­sia de San Agustín de Xativa, dato que junto con otras infor­ma­ciones parece pre­suponer la inter­ven­ción del mae­stro de obras de Xativa Pina en su fab­rica. Con car­ac­terís­tico cima­cio ondu­lado, preg­ona un bar­ro­quismo tardío con por­tada adin­te­lada muy sen­cilla.

Interior iglesiaEn Torno a 1891 se con­sti­tuía la cofradía de Nues­tra Señora de la Asun­ción y en 1918 se insti­tuía la con­gre­gación del Sagrado Corazón de Jesús, hoy en día ambas extin­guidas. En 1958 se fund­aba la cofradía de la Hijas de Maria y en 1997 la cofradía del San­tísimo Cristo de Sumacàrcer .

A pesar de no causarse ninguna muerte en el pueblo con la guerra civil, entre los sac­er­dotes már­tires hay que citar al que fuera rec­tor de esta par­ro­quia entre 1928 y 1935, D. Car­los Giner Martínez.

Con el Con­cilio Vat­i­cano II y los ocho rec­tores que desde entonces ha tenido la par­ro­quia, la comu­nidad ha tomado nuevos impul­sos, tes­ti­mo­nio de la pres­en­cia del Espí­ritu Santo entre nosotros. Tras la guerra civil, los tra­ba­jos de restau­ración mayor el 25 de sep­tiem­bre de 1958 por del­e­gación de D. Marcelino Olaechea, arzo­bispo de Valen­cia , por D. Rafael González Moralejo, obispo aux­il­iar de Valencia.

Tras el desas­tre de la Pan­tanada y con­clu­idas prác­ti­ca­mente la obras de restau­ración el 23 de junio de 1996 se real­izo la ded­i­cación de la igle­sia par­ro­quial y altar por el Excmo. Y Rvdmo. Mons. Agustí­n Garcí­a Gasco y Vicente, Arzo­bispo de Valen­cia, siendo pár­roco de esta par­ro­quia D. Anto­nio Blasco Navarro.

Submit to FacebookSubmit to Google PlusSubmit to Twitter
Volver